Un proyecto de la UHU depurará las aguas ácidas de las minas para uso agrícola

La Universidad de Huelva (UHU) está inmersa en sacar adelante un proyecto por el que pretende optimizar las conocidas como aguas ácidas de las explotaciones mineras para convertirlas en un recurso de regadío para los cítricos. Aunque la depuración de vertidos mineros no es un tema novedoso, el método que se quiere aplicar, a través del Proyecto Life-Etad, garantiza la sostenibilidad medioambiental y económica. La provincia de Huelva es un auténtico queso emental. La actividad minera que durante más de 2.000 años se ha realizado en la Faja Pirítica Ibérica (FPI) que la atraviesa es la culpable de lo que ya se percibió hace unos años como un auténtico quebradero de cabeza.
 
Fruto de esas explotaciones -se cree que hay 100 minas abandonadas en la actualidad- existe muchas escombreras y pozos que son un severo problema medioambiental que incluso alcanza las aguas atlánticas. El fenómeno, que durante siglos no ha dejado de producirse, consiste en que esos espacios generan drenajes ácidos de mina -sus siglas en inglés son AMD-; esos drenajes son aguas que han sufrido un descenso del pH hasta valores ácidos anulando la potabilidad de este agua. Esa AMD produce acidez, sulfatos, metales y metaloides tóxicos que encuentra en esos escombros y que son sometidos a un proceso de oxidación natural. Las cuencas de los dos principales ríos onubenses están afectadas por este fenómeno, aunque a un nivel mayor el Odiel. No en vano el Andévalo es la comarca que cuenta con mayor número de explotaciones mineras abandonadas. El profesor titular de Geología de la Universidad de Huelva (UHU), José Miguel Nieto, es el encargado de poner en marcha el Proyecto Life-Etad, que está financiado por la Unión Europea con más de 2,5 millones de euros y un plazo de ejecución que se extiende hasta 2017. El docente de la Onubense aclara que "el proceso de limpieza de las aguas procedentes de la actividad minera no es algo nuevo; eso lo hace por ejemplo Aguas Teñidas, mina en explotación que pertenece a la empresa Matsa".
 
El proyecto, no obstante, va más allá. Pretende dar una respuesta integral a los AMD y a unos costes asumibles. Esto se traduce en el sistema que el Proyecto Life-Etad quiere aplicar: un tratamiento pasivo de fuerte carácter ecológico; ese tratamiento tiene un objetivo: usar ese agua para regar los cultivos de cítricos y situarla a niveles que establecen los requisitos de prepotabilidad. Nieto subraya el carácter novedoso del proyecto: "En Japón cuentan con una zona en la que existen 80 minas que vierten aguas ácidas que son tratadas de forma activa, nada que ver con lo que propone nuestro plan".
 
El proceso para conseguir ese nivel de pureza de agua pasará por un sistema de decantación en el que tiene especial relevancia el tanque reactivo que se marca, como objetivo, elevar el pH con lo que los metales se precipitarán al fondo de dicho tanque. Aunque aún no hay nada decidido es más que probable que finalmente se elija Mina Concepción, en Almonaster, como lugar para ejecutar el proyecto. Los proyectos Life tienen un carácter meramente medioambiental y cubren otros aspectos como la protección de lince. En el que nos ocupa también colaboran la Junta de Andalucía y la empresa Sacyr.
 
Prueba de mapa de imágenes sacyr uhu uhu

Proyecto LIFE | Redes Sociales | Contacto